Uso cookies propias y de terceros. Si continuas navegando consideraré que aceptas el uso de cookies. OK Más información

Envía un mensaje o llámame636239261

hola@israelnoguera.com

Presupuesto web Presupuesto web

Mi web no tiene visitas

¿Tienes una web personal, de negocio o corporativa que no tiene visitas? es probable y además normal. Y posiblemente habrás leído o te habrán comentado que existen estrategias eficaces para conseguir visitas rápidamente. 

Efectivamente es así, pero no es tan fácil.

Antes de nada, un poco de retrospectiva web.

Hace años, muchos, cuando Google apareción en nuestras vidas, allá por el 1996, la manera de buscar en Internet cambió. Hasta ese momento y unos pocos años después, lo normal era dar de alta tu página web en directorios clasificados por categorías. Era muy famoso entonces el directorio de Yahoo.

Si querías consultar webs de automoción, era muy sencillo, sólo tenías que acceder al directorio de Yahoo e ir al apartado de Motor. Las webs aparecían por orden de registro y no había muchas, ya que estaba bien estructurado, con varias subcategorías.

Directorio Yahoo en los 90
Directorio de Yahoo en los 90

Para encontrar una web de coches, siguiendo el ejemplo, o bien te sabías la dirección o su propietario se había preocupado en introducirla en el directorio. Aunque también, de manera manual, un equipo de personas se encargaban de rastrear la web para dar de alta ellos mismos contenido en el directorio.

Pero esta manera de acceder a la información dejaba mucho que desear, el directorio en seguida quedaba obsoleto dado que el volumen de nuevas páginas existentes era mayor y páginas con cualquier tipo de contenido, muchas veces de muy mala calidad estaba en las primeras posiciones. Era realmente muy precario, pero es lo que había, hasta que llegaron los buscadores.

Llegó Google y la manera de buscar cambió, por lo que ahora conocemos. Recuerdo lo fácil que era aparecer en la primera página del buscador.

Y es en esa época cuando los desarrolladores nos damos cuenta de que a diferencia del directorio (donde todo está muy segmentado) en el buscador, es muy importante aparecer en los primeros resultados en una búsqueda, en las primeras páginas.

Empiezan los experimentos y somos los propios desarrolladores los que empezamos a optimizar las páginas para aparecer en las primeras posiciones. Pero claro, no hay reglas, no hay penalizaciones, todo vale. Lo que ahora está terminantemente prohibido, antes era lo habitual... granjas de enlaces, textos ocultos, contenidos totalmente artificiales.. En Google se dieron cuenta de que había que poner unas reglas y es cuando el algoritmo que clasifica los resultados para mostrar unas páginas u otras y darles preferencia se hace más sofisticado. Hasta el día de hoy.

Hoy en día, la optimización de páginas web para motores de búsqueda como Google o cualquier otro buscador, lo conocemos como SEO y se ha convertido desde hace años incluso en un oficio, ya que el tráfico web desde motores de búsqueda es esencial para el buen funcionamiento de un negocio online.

Ahora Google es quien manda y quien decide si tu página web aparece en su buscador y en que posición. A mi personalmente, no me hace mucha gracia y me molesta bastante desarrollar pensando más en Google que pensando en los usuarios, aunque es cierto que Google se empeña en que si sigues sus directrices, estás pensando en los usuarios.

Las directrices de Google son públicas y confirmadas por ellos mismos, no hay discusión que valga. Pero hay que tener cuidado con las estrategias de optimización web que se llevan a cabo, ya no sólo las Black Hat SEO y las Gray Hat SEO, que son digamos, maneras penalizadas las primeras y posiblemente penalizadas las segundas en algún momento por Google, sino en las propias reglas que consideramos adecuadas, lo que conocemos como White SEO. Hay que desarrollar las páginas con naturalidad, siguiendo las reglas elementales de programación web y ofreciendo contenido útil y de calidad.

Un programador web sabe para qué sirven las cabeceras de una web. En SEO, usamos la cabecera H1 para meter las keyword o palabras clave más relevante de una página en cuestión, por ejemplo, en una página web de coches, si estamos viendo una página de motores eléctricos, pondríamos 'Motor eléctrico' como una cabecera H1 y posiblmente de manera aislada lo más arriba posible de la página, pero este no es el uso adecuado de una cabecera, una cabecera h1 no debería usarse como un elemento independiente para darle relevancia a una cadena de búsqueda. Las cabeceras se deben usar para lo que se diseñaron, para determinar la estructura del contenido, desde más importante a menos importante, por lo que una cabecera H1 debería ir siempre acompañada y a continuación del resto de cabeceras... H2, H3, etc.

Al igual que hacemos con las cabeceras H1, lo hacemos con otras muchas acciones. Pero como desarrollador, sabes que estás pensando en Google y no en el usuario final, porque al final quien manda es Google.

En conclusión. Si tu web no tiene visitas, probablemente no esté bien optimizada para Google y además no tenga contenido útil, relevante y de calidad. Optimizar la web para Google es fácil, sólo necesitas un buen desarrollador web que se encargue de ello, pero si tu web no ofrece contenido de calidad, útil o relevante, sólo se podrá posicionar bien con estrategías de markting de pago, tipo SEM. Pero se pueden hacer cosas, no todo pasa por pagar, cada web es un caso y hay que estudiarlo. Hay sectores con más competencia que otros.

Si dispones de una web corporativa, la cual tiene poco contenido, aunque útil probablemente, será muy difícil posicionar bien, en consecuencia que reciba visitas, por ello es bueno acompañar este tipo de webs con un blog donde se ofrezca contenido de calidad que esté relacionado con el negocio y todo tipo de contenido que pueda aportar relevancia a la página, donde aplicando algunas técnicas de marketing online, se pueda posicionar bien para determinadas búsquedas en Google. Al igual que una tienda online. En una tienda online se puede trabajar muchísimo para que sea relevante y de calidad.

Yo apuesto por diseñar y desarrollar webs de manera lógica, natural, siguiendo por supuesto las directrices de calidad de Google, pero sin obsesionarme con el White Hat SEO.